¿Qué es una empresa cíclica y cómo analizarla? II/II

En la anterior entrada de este blog hablé de manera bastante simple sobre lo que era una empresa cíclica, y por que una empresa puede serlo. Pero la verdad es que me dejé muchísimas cosas interesantes, que por no hacer una entrada eterna decidí dividirla en dos.

Una empresa cíclica es de las más difíciles de analizar, pero no por que nos cueste determinar cual es el momento al que debemos comprar (eso al fin y al cabo sucede con todas las empresas), sino porque su análisis no se debe realizar con las mismas pautas.

Antes de empezar, debemos ser conscientes de que un análisis de este tipo trata de hacernos ver la situación por la que pasa la empresa y qué capacidad futura tiene. Hay análisis de mil tipos y otras mil cosas que ver, por lo que nos centraremos en repasar una serie de puntos clave que deben ser vistos si o si en esta clase de empresas, obviando otras cosas que aunque son importantes en un análisis, no son características de las cíclicas.


Lo primero que a uno le interesa saber es en qué zona del ciclo está la empresa, pues como habíamos visto anteriormente una empresa cíclica responde de distintas maneras dependiendo de la situación a la que se esté enfrentando.

Uno puede pensar que por vivir  una mala situación, es obvio que el país está en crisis. Pero eso no es cierto; el país es mucha más gente aparte de nosotros y no debemos creer que somos capaces de percibir con clara exactitud el estado económico. Sólo un profesional economista podría, e incluso ellos se equivocan.

Y ahora otro pensaría: -Ah bueno, dame unos segundos que enseguida te lo digo.

Buscaría por internet durante 5 min y nos traería un gráfico como este:

Grafico ToyotaEste es el gráfico de Toyota Motor Corporation, y es bastante obvio que es una empresa cíclica y que ha respondido de tal manera a todas las burbujas y crisis económicas.

  • 2000 – Burbuja de las .com
  • 2007 – Crisis inmobiliaria
  • 2015 – Devaluación de la moneda china junto a las distintas crisis europeas (deuda, crisis griega, migratoria y brexit)

Y está muy bien reconocer una empresa cíclica, pero que nadie piense que de esta imagen y un par de noticias será capaz de confirmar en que parte del ciclo se halla Toyota. ¿Acaso nos dice cuántos coches está vendiendo?¿Nos dice si ha realizado alguna expansión a otros países emergentes últimamente?¿Nos dice quizás si ha trucado secretamente alguno de sus modelos?

Pongamos un ejemplo. Alguno puede pensar que el gráfico ya ha subido demasiado, y que la siguiente parte del ciclo corresponde a una bajada en tiempos de crisis. Pero ¿y si simplemente Toyota sigue vendiendo lo mismo que en 2009?, podría ser perfectamente que lleve 6 años vendiendo el mismo número de coches que después de la crisis inmobiliaria, e incluso menos, pero que simplemente haya logrado encontrar la manera de rebajar sus costes de producción enormemente. Eso implicaría que la subida de estos ultimos años no corresponde a un periodo de prosperidad económica, sino únicamente de Toyota, con lo que aún le quedaría mucho recorrido en caso de que empezase a correr dinero por las casas.

La mejor manera (y más fiable) que tenemos para ser conscientes de en qué parte del ciclo está la empresa es mirar la evolución de ventas en los últimos años (no los últimos 2, los últimos 10-20 años) y su relación con los beneficios antes de impuestos e intereses (BAII). Un periodo con alto índice de ventas junto a unos beneficios por venta razonables, comparado con lo que ha realizado la empresa años anteriores, nos indica que está en crecimiento a unos precios que antes funcionaron. Sin embargo si viesemos que las ventas suben y sin embargo los beneficios no lo hacen acorde a ellas podría significar que la empresa ha decidido bajar los precios a fin de ser más competente, con lo que una época de prosperidad en la economía aún podría incrementar más sus ventas.

Como ven todo tiene que ser analizado adecuadamente.

En segundo lugar nos interesa saber que capacidad tiene la empresa para hacer frente a las vacas flacas. Esto es muy importante, dado que si invertimos en una empresa cíclica queremos hacerlo en la zona baja del ciclo, es decir, en el peor momento de la empresa, a fin de obtener mejores plusvalías. Pero poco obtendríamos si dicha sociedad no es capaz de superar dicho obstáculo.

Para ello hay dos cosas esclarecedoras:

  1. Que la empresa ya tenga años a su espalda, con lo que cuenta con el respaldo de la experiencia.
  2. El endeudamiento contraído en los momentos de prosperidad.
  3. Contratos realizados pendientes de cobro.

Nada es más gratificante que poder confiar en una empresa en los malos momentos, y saber que es una experta en superar obstáculos da mucha confianza. Pero eso no nos libra de estudiar cómo lo hizo, qué elementos aprovechó para poder aguantar largos años con caída de beneficios y remontar después. Estos detalles son muy importantes, pues son los que distinguen a una empresa cíclica de una empresa fugaz (llegó, ganó y perdió).

Si tener una época de vacas flacas es un gran obstáculo, hacer frente a una deuda que no has conseguido rentabilizar lo es aún más. Cuando una empresa cíclica cae en periodo de bajas ventas se dedica a rabajar la producción, personal y distribución, y cuenta con el stock para hacer frente a los siguientes pedidos a fin de que no se acumule, así que evita como siempre tener que caer en déficit. Pero cuando está en prosperidad puede llegar a “emocionarse”. Al aumentar tanto los pedidos se puede llegar a pedir préstamos a fin de poder responder a todos ellos antes que la competencia, o simplemente para no quedar atrás. Eso está muy bien, siempre y cuando consiga sacar provecho a la deuda y el periodo de prosperidad le dé para cerrarla. Pero puede llegar perfectamente el momento en el que se entra en crisis y bajan las ventas (explota una burbuja, un país decide devaluar su moneda, que sé yo), y para lo cual una empresa cíclica debe estar siempre preparada, pues si en ese momento tiene contraída una gran deuda su futuro pintará muy negro. Aunque sobreviviese para ver el siguiente avance de la economía se vería muy lastrada por una deuda mal pedida.

Por todo ello debemos vigilar bien los motivos y momentos de cualquier endeudamiento, y de la capacidad de pago de los mismos. A una empresa cíclica se le suele pedir un endeudamiento mucho menor que al resto, aunque no hay que olvidar que cada sociedad es un mundo y puede haber casos especiales.

Como punto positivo son la cantidad de contratos que aún le queden por cobrar a la empresa, y dado que tienen el efecto contrario que la deuda, cuanto mayor sea con más facilidad superará el bache.

Por último es saber confirmar el fin de un periodo. Y es que como veíamos anteriormente, que la cotización suba por un aumento de beneficios no quiere decir que la época de vacas flacas haya terminado.

Algunos elementos muy fiables para saber si estamos cerca de que nos cierren el chiringuito son el número de ventas (obviamente) y la acumulación de stock. La bajada de beneficios puede postergarse debido a un gran volumen de contrataciones anteriores, pero seguiría siendo la confirmación definitiva.

Para confirmar una subida debemos observar el número de ventas (obviamente), un aumento en la rotación de activos, un aumento en la producción debida a una gran contratación y comunmente un aumento de personal.

Y de nuevo, los beneficios serían los últimos en confirmarnos que se acerca la prosperidad.


En un análisis de este tipo uno debe estudiar muchas más cosas antes de involucrar su capital. Cosas como el activo no corriente, rotación de capital circulante o el apalancamiento operativo (de extrema importancia en algunos casos) considero que son más específicos del sector (aerolíneas, constructoras, supermercados) que del hecho de que sean empresas cíclicas. Y aunque no las comente deberían estar en cualquier análisis que se precie.

Anuncios

PER, EBITDA, Dividendos… Diccionario del inversor.

Cada ciencia tiene sus términos, y es obvio que la inversión tiene los suyos propios. Así que para facilitar a la gente el entendimiento de algunos de ellos se me ha ocurrido hacer un diccionario con los que considere más relevantes.

Es cierto que un gran número de ellos dan para mucho, y por eso mismo para algunos os aparecerá el detalle “Entrada pendiente” (que es la simple idea de dedicarle mucho más trabajo a dicho término que una definición superficial) o directamente el enlace a la entrada, ya construída, que haga un estudio más extenso del término.

El objetivo es hacer un diccionario simple y sencillo, al que recurrir de manera breve, y si se desea, poder aprender más con un simple click.

A medida que pase el tiempo lo iré completando con todo término que se me haya escapado y deba ser conocido. Se aceptan colaboraciones con mucha ilusión.

DICCIONARIO DEL INVERSOR

A

  • Acción: Es una fracción del capital social de la empresa, en la que cabe la posibilidad que uno pueda hacerse propietario. Son emitidas por la sociedad y proporciona al accionista ciertos derechos sobre la empresa.

B

  • BPA: Beneficios por acción. Es el resultado de dividir los beneficios netos de una empresa entre por el nº de acciones.

 

  • Balance (de una empresa): Se trata de una cuantificación económica (normalmente proporcionada por la propia empresa y supervisada por una auditoría) que refleja el patrimonio de la sociedad, sus obligaciones sus derechos y aportaciones. Suele ir acompañado de una memoria explicativa de las principales magnitudes.

Entrada pendiente

 

  • Blue chips: Son las empresas que cotizan con mayor prestigio, ya sea por importancia de la marca, antigüedad, estabilidad o crecimiento paulatino a lo largo de los años. Como cualquier otra empresa deben ser analizadas antes de invertir en ellas, y no considerar que por poseer prestigio son una inversión segura.

C

  • Capitalización bursátil: Valor que alcanza una empresa en el mercado bursátil. No es más que el resultado de multiplicar el precio de las acciones por el nº de las mismas. Ejemplo: Una empresa con la acción a un precio de 10€ y con 5.000 acciones emitidas, posee un valor bursátil de 50.000€ (=10*5.000).

 

  • Cartera: Es la agrupación de activos que un inversor ha ido obteniendo a fin de realizar un seguimiento de las mismas y tener un registro de los cambios realizados a lo largo del tiempo.

 

  • Ciclo/Empresa cíclica: Plazo de tiempo que se divide en fases de una forma ordenada, y que terminado dicho plazo, se repiten con el mismo orden. Una empresa cíclica es una empresa cuya fuente de beneficios guarda una alta correlación con la situación económica del momento, con altos beneficios en tiempos de prosperidad, y bajos en etapas de crisis o bajo crecimiento.

¿Qué es una empresa cíclica y cómo analizarla? I/II

¿Qué es una empresa cíclica y cómo analizarla? II/II

D

  • Dividendo: Es la retribución con la que la empresa compensa a sus accionistas. La empresa decide dar parte de sus ganancias a los accionistas, y aunque mejora la confianza de estos, en ningún momento la empresa tiene la obligación de darlos y puede cancelarlos en caso de necesidad. Hay muchas empresas con políticas de dividendos constantes que suelen ser vistas con muy buenos ojos por aquellos inversores con la estrategia de buy & hold.

Entrada pendiente

E

  • EBITDA: Es un acrónimo inglés (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization) que viene a representar el beneficio de la empresa antes de intereses, impuestos y amortizaciones. Se usa como ratio a la hora de analizar una empresa, dado que proporciona las ganancias dependientes de la producción y ventas que logre la empresa. Uno debe ser consciente de que en este ratio no se represantan cosas importantes como el grado de endeudamiento, producto en stock, etc…

Entrada pendiente

  • Empresa: Es una organización cuyo fin puede ser económico, social o comercial, y que logra a través de satisfacer una necesidad en el mercado. Decir que la Comisión de la Unión Europea añade que deba tener una actividad económica de forma regular, idependientemente de su forma jurídica.

 

  • Estrategia: Es el plan meditado, basado en una serie de acciones y pautas, que tienen un objetivo o fin claro y delimitado. En cuanto a inversión hay muchas y de todos los colores habidos y por haber. A corto, a medio o largo plazo, en materias primas, divisas o acciones, basadas en análisis técnico, fundamental o ambos, y un largo etcétera.

Entrada pendiente

H

  • Holding: Se trata de una empresa cuya actividad (principal o única) es la de administrar las acciones que posee, siendo su objetivo poseer las suficientes acciones de las empresas como para obtener la dirección de las mismas.

I

  • Inversor: Persona que destina cierta cantidad de dinero en busca de obtener un beneficio con él.

O

  • Obligación: Es un método de captación de dinero usado por las empresas, contrayendo así una deuda a medio o largo plazo. Los inversores poseedores de obligaciones no poseen los mismos derechos que los accionistas, aunque las obligaciones tienen las ventajas como ser fáciles de vender en el mercado y poseer una tasa de interés fija, lo que las hace en ocasiones ideales complementos para ciertas estrategias. Añadir que pueden ser convertibles o no, que proporciona la posibilidad de convertirlas en acciones ordinarias después de un periodo de tiempo.

 

  • OPA/OPV: Oferta Pública de Adquisición. Es el proceso de compra de una gran parte de las acciones de una empresa por parte de un particular, un conjunto de personas u otra sociedad. La OPV (Oferta Pública de Venta) es el proceso de venta de acciones de una empresa realizado normalmente por la propia empresa con un objetivo como puede ser la obtención de capital. Ambas son de gran importancia tanto para el accionista como el futuro accionista, pues pueden llegar a presentar grandes oportunidades.

P

  • PER: Ratio que relaciona el valor bursátil de una empresa con los beneficios que gana. De esa manera uno puede saber a que precio está cada € de beneficio de la empresa. Ejemplo: Si la empresa de Paquito cotiza a un PER 10, significa que por cada € de beneficio que gana la empresa, la acción de dicha sociedad cuesta 10 veces más.

Entrada pendiente

  • Precio: Coste que nos permite hacernos con un bien. Hablando de acciones es su cotización, lo que nos cuesta hacernos con una acción. Vulgarmente también se le denomina valor, aunque este no es un uso estrictamente correcto.

V

  • Valor: El valor de algo (una acción) es la cualidad que posee junto a la que poseerá, teniendo así en cuenta su potencial. De esa manera, algo que a día de hoy es barato y sea un precio razonable para la gente, puede tener en realidad un gran valor debido al gran potencial que tiene en el futuro para conseguir precios altos. Precio no es igual a valor.

¿Qué es una empresa cíclica y cómo analizarla? I/II

Cuando hablamos de un ciclo, nos referimos a la representación de un periodo que llegado a un punto se repite a lo largo del tiempo, que a su vez este mismo periodo se puede dividir en fases que se repiten de una forma ordenada.

De esta manera tenemos el ciclo del agua, el ciclo del ácido cítrico en el cuerpo humano  o el ciclo económico. Aunque seamos más o menos conscientes de ellos son cosas con las que vivimos y están presentes en nuestra vida de manera muy importante. Pues de la misma manera debemos ser conscientes que los ciclos repercuten a las empresas, sobretodo (y obviamente) los económicos.

Lo que sucede es que dentro del basto mundo empresarial, con sus amplios sectores y especializaciones, existen empresas más sensibles que otras a los vaivenes de la economía. Esto se debe principalmente a la dedicación de la empresa, y es que mientras la economía está en auge y el dinero recorre las casas la gente no tiene tantos reparos en comprar un coche o realizar viajes vacacionales, mientras que en crisis lo normal es que prioricemos, postergando las compras grandes y dejando a un lado los caprichos.

Así que lo obvio es preguntarse, ¿Qué empresas son esas que se ven más afectadas?¿Cuáles las que menos?¿Qué motivo hay realmente para ello?

Pasito a pasito.

Las empresas que siguen el ciclo económico, tanto en sus subidas como bajadas, son las que se conocen como empresas cíclicas. En estas lo que sucede es que representan un gasto social que puede ser prescindible en épocas de escasez, pero codiciado en periodos de prosperidad.

Pongámonos en situación, conocemos a Paquito, un ciudadano cualquiera. Sabemos que cuanto más dinero tiene Paquito es más común que tienda a elegir lo caro y de calidad (aunque lo último no necesariamente) frente a lo barato y mal hecho. También se tenderá más a los artículos de lujo, a los caprichos y a las grandes inversiones como la compra de una casa o un coche. De otra forma, ¿de que le serviría a Paquito ganar tanto dinero?

Sin embargo, cuanta menos renta reciba Paquito, más prescindirá de los artículos caros, y recurrirá a los bienes sustituibles, aquellos que tienen una versión más barata. A su vez, menos sentido le verá Paquito a comprar una casa teniendo una renta pequeña y sin poder hacer frente a una hipotética hipoteca. Y por último, con cierta lógica, los caprichos y los artículos de lujo disminuirán su número en su lista de la compra, frente a los bienes de primera necesidad (como la comida), que seguirá comprando y priorizando.

Definición: Una empresa cíclica es una empresa cuya fuente de beneficios guarda una alta correlación con la situación económica del momento, con altos beneficios en tiempos de prosperidad, y bajos en etapas de crisis o bajo crecimiento.

Conociendo ahora la situación de Paquito en ambos casos, podemos suponer que tipos de empresas o sectores tienen un carácter cíclico:

  • La industria del automóvil.
  • Constructoras y promotoras.
  • Aerolíneas.
  • Tecnológicas.
  • Químicas.
  • De consumo discrecional (caprichos). Como Amazon o Walt Disney.
  • Empresas cuyo bien sustitutivo pase a ser priorizado. Como la colonia de marca frente a la marca blanca.

De manera contraria se puede vislumbrar que sectores o empresas no se ven afectados por el ciclo económico, y de los que se dice que tienen un carácter anti-cíclico:

  • Alimentación.
  • Funerarias.
  • Compañías eléctricas.
  • Servicios públicos.
  • Productos básicos. Este último es más subjetivo y depende de cada familia. Por ejemplo pueden no querer renunciar a la coca-cola o al tabaco.

 

Cuando dejamos de hablar de Paquito y tenemos en cuenta la economía del lugar que engloba a la empresa (regional, nacional o global), podemos ver que una empresa cíclica sufre varias etapas, en las que sus beneficios fluctúan con la economía. Eso convierte a este tipo de empresas en indicadores de la situación global, hasta el punto de que en Estados Unidos crearon dos índices que representan el consumo discrecional y el consumo básico (el XLY y XLP), a fin de hacerse una idea de en que tipo de empresas tienen los inversores esperanzas.

Y es que nadie querría tener su dinero en una empresa automovilística cuando se acerca una crisis en la que nadie comprará coches. ¿Mejor invertirlo en una empresa proveedora de alimentos no?


Segunda parte: ¿Qué es una empresa cíclica y como analizarla? II/II

Comprar acciones de Nintendo por PokemonGO

Hace casi ya 20 días salía en algunos países el juego que mayor impacto social tendría en la historia, PokemonGO.

Pokemon, esa saga que comenzó allá por el 96, que muchos de los que ahora tienen treinta y tantos años crecieron con ellos, bajo el abrazo de Nintendo. Veinte años han pasado ya y el carisma de pokemon no ha dejado de convencer a los jóvenes, a los niños y no tan niños. Se nos hace indiscutible la capacidad de este producto para cautivar a cierto público y la lealtad del mismo a lo largo de los años.

Y ahora sorprende al mundo entero (a algunos no tanto dado que ya en septiembre del 2015 se anunció a Niantic como empresa desarrolladora) con este nuevo juego de la saga de realidad aumentada, que ha causado que Nintendo doble su valor en apenas 7 sesiones, dejando para la posteridad no solo su impacto social, sino también su sorpresa bursátil.

Hablemos primero de Nintendo, con casi 130 años de antigüedad se ha dedicado al mercado de los videojuegos, desmarcándose claramente de la competencia con juegos que siempre han triunfado y han creado tendencia (Zelda), renovando constantemente (Mario super maker) y consiguiendo la lealtad de prácticamente todos sus jugadores. También se ha enfrentado (con verdadero triunfo en su inicio) a hacerse un nicho en el mercado, los videojuegos en familia con la Wii.

La imagen de Nintendo en los videojuegos tiene un carácter muy distintivo, se sabe perfectamente lo que se puede esperar de ellos y se hace con ilusión.

¿Pero qué tal le va a Nintendo en inversiones?

Gráfico Nintendo

Su principal competidor siempre ha sido Sony (Playstation), empresa a la que ya superó en valor de mercado en el 2007 gracias al éxito de ventas de la Wii. Posteriormente para la desgracia de Nintendo se enfrenta a una toma de decisiones errónea y a varios obstáculos impredecibles:

  1. Se resistió durante varios años (hasta 2009) a bajar el precio de sus productos. Véase la Wii y la Nintendo DS.
  2. Se tuvo que tragar una crisis inmobiliaria que afectó terriblemente a Europa y Estados unidos (en 2008 el 90% de los ingresos por ventas venían del extranjero).
  3. También en el mismo Japón sus ventas llegaron a bajar hasta más de un 50% en 2008 y 2009 (cabe obviar que sus previsiones eran mucho menores).
  4. Y lo peor de todo para la compañía, la falta de novedades. Al final su público se cansó un poco de los mismos juegos una y otra vez.

Todo ello sumado llevó a la “pobre” empresa a bajar unos beneficios netos de 279.000 millones de yenes el año fiscal de 2008 a 228.635  millones de yenes en 2009, causando que la gran empresa bajase del limbo del éxito para pasar a ser lo que es: un competidor más.

La caída de Nintendo no auguraba su quiebra ni mucho menos, tan solo la necesidad de una reestructuración en cuanto a objetivos de mercado: su producto estrella ya había brillado y su clientela pedía más novedad en los clásicos.

Su camino durante los siguientes 5-6 años no ha resultado decepcionante, pero tampoco excesivamente brillante […], y como todas las empresas del lugar se vio afectada con la devaluación del yen en agosto de 2015, cuando la empresa se hallaba en máximos que no tocaba hacía 5 años.

Y llegamos a hace 20 días.

Por mucho que a uno le entren ganas de comprar todo Nintendo al ver el éxito indiscutible de PokemonGO, primero debe saber un par de cosas:

En contra de lo que se crea Nintendo posee el 33% de los derechos de Pokemon, los cuales comparte con Game Freak  y Creatures Inc a través de Pokemon Company.

No sólo eso, sino que además en ningún momento se ha dicho que Nintendo vaya a llevarse todos los ingresos que reporten las microtransacciones que posee el propio juego. Esos ingresos se deberán repartir con Pokemon company (del cual le caerán otros ingresos) y en especial la desarrolladora, Niantic, la cual ha sido completamente subestimada e ignorada.

Si a eso le sumamos que por ejemplo Apple se lleva un 30% de los ingresos generados de cualquier aplicación descargada a través de una AppStore, nos damos cuenta fácilmente de que Apple y Niantic obtendrán más ingresos con PokemonGO que Nintendo.

Así que ¿es comprensible que Nintendo doble su valor de mercado por PokemonGO?

La respuesta es un no pero sí.

Obviamente se ha visto una emoción desmedida por subirse al carro de las acciones de Nintendo, sin haberse parado siquiera a mirar qué parte del pastel recoge la empresa y qué dice su gente sobre su situación financiera. A lo que por cierto responden afirmando que nada cambia en sus previsiones de ingresos y que sus objetivos siguen siendo los mismos.

Una subida como ésta en tan poco tiempo es desmedida, y así se quejan ahora los que compraron en la subida porque lleve 4 días bajando. La realidad es que para reconocer si la subida es justificada primero deberíamos saber las previsiones de ingresos por la aplicación, luego conocer qué parte se lleva exactamente Nintendo y finalmente, que se cumplan esas expectativas. Y eso, por mucho que el juego haya roto todas las previsiones, aún no nos podemos hacer una idea aproximada, dado que el producto no lleva ni un mes y por mucho que queramos que la ola del hype dure eternamente eso raramente ocurre.

La realidad es que PokemonGO y Nintendo han recogido una emoción desmedida, pero tampoco se les puede negar haber ocasionado el mayor impacto social en los videojuegos.

Nintendo puede ganar mucho más que los ingresos que le correspondan por PokemonGo. Mucho más. Es la imagen de pokemon, ha saltado a las aplicaciones móviles con un éxito abrumador, y no olvidemos que ha anunciado para este mismo año (septiembre-octubre) otro juego de pokemon para las consolas habituales, el cual aprovechará seguramente el eco de PokemonGO para disparar sus ventas.

Comprar acciones de Nintendo porque PokemonGO te gusta es lo último que debes hacer; comprarlas porque el juego tiene éxito, más de lo mismo; y comprarlas porque las acciones suben como la espuma, pues…mejor guarda el dinero bajo la cama.

Lo mejor sería esperar:

  • Esperar primero a que salga la versión definitiva del juego (lo que están jugando actualmente millones de personas no es más que una beta).
  • Esperar a que la ola del hype se reduzca y se vea realmente si a la gente le gusta el juego y está dispuesto a pagar por él (que se reduzca la volatilidad y se cree tendencia).
  • Y por último y yo creo que más importante, esperar a ver cuáles son los planes de Nintendo para aprovecharse de toda esta emoción y de su supuesto éxito en juegos para móvil.

En definitiva, PokemonGO no hace atractiva a Nintendo por si solo. Para ver en Nintendo la empresa en la que invertiríamos, es nuestra responsabilidad exigirle que nos muestre cuál va a ser su plan de actuación frente a este inmediato éxito atribuido a su marca.

¿Quién pondría un solo duro en Nintendo, si resulta que únicamente piensan guardar esos nuevos ingresos en tesorería y seguir dejando los juegos para móviles a la competencia?


Biografía:

iphonedigital.es

http://www.elmundo.es

http://www.bloomberg.com

http://www.cpokemon.com

http://www.libertaddigital.com

es.investing.com